Para el uso de los medios de información - No es un documento oficial
UNCTAD/PRESS/PR/2020/015
Los flujos de inversión a las economías desarrolladas caeran hasta un 40 % después de haber aumentado en 2019, segun el informe de las Naciones Unidas

Geneva, Suiza, 16 Junio 2020

La pandemia de COVID-19 causará una disminución en los flujos de inversión extranjera directa (IED) a las economías desarrolladas de entre 25 % y 40 %.

La caída de las ganancias corporativas tendrá un impacto directo en las ganancias reinvertidas, un componente importante de la IED en este grupo de países, según el Informe sobre las inversiones en el mundo 2020 de la UNCTAD.

Se reducirán las nuevas inversiones de capital, como ya se reflejó en la disminución de las fusiones y adquisiciones transfronterizas y los anuncios de inversiones en nuevas instalaciones en el primer trimestre del año.

"Las tendencias de la IED también podrían verse afectadas por las medidas de emergencia relacionadas con COVID-19, incluido un mayor escrutinio de la inversión extranjera", dijo el Director de la División de Inversión y Empresa de la UNCTAD, James Zhan.

Impulsar la resiliencia de las cadenas de suministro

Un impulso esperado para mejorar la resiliencia de las cadenas de suministro en industrias críticas podría afectar las tendencias a más largo plazo. En abril de 2020, el número de fusiones y adquisiciones transfronterizas dirigidas a las economías desarrolladas fue un 53% menor que el promedio mensual de 2019 (figura 1).

La caída en la cantidad y el valor de los anuncios de inversiones en nuevas instalaciones en el primer trimestre de 2020 (-25%) (figura 2) es una señal más de que los gastos de capital de las empresas multinacionales (EMN) se reducirán drásticamente.

Se espera que los flujos hacia Europa disminuyan más (30% a 45%), debido al impacto dramático de la pandemia en varias economías importantes de la región y la fragilidad económica preexistente. Se pronostica que los flujos de IED hacia América del Norte caerán hasta en un 35%.

 

Figura 1 - Promedio mensual de fusiones y adquisiciones transfronterizas, 2019 y 2020, enero-abril (número)

PR20015f1_en.jpg


Fuente: UNCTAD, Informe sobre las Inversiones en el Mundo 2020

Figura 2 - Promedio trimestral de anuncios de inversiones en nuevas instalaciones, 2019 y 1er trimestre 2020 (Número)

 PR20015f2_en.jpg

Fuente: UNCTAD, Informe sobre las Inversiones en el Mundo 2020.

En 2019, después de tres años consecutivos de contracción, las entradas IED a las economías desarrolladas aumentaron un 5% a 800 mil millones de dólares a pesar de las incertidumbres de los inversores relacionadas con las tensiones comerciales y el Brexit y el debilitamiento del desempeño macroeconómico.

Los flujos de IED a Europa aumentaron un 18% a 429 mil millones de dólares, recuperando parte del terreno perdido desde 2015. Pero se mantuvieron en solo la mitad de su valor máximo de 2007. Además, el aumento se debió en gran medida a un salto en Irlanda después de niveles negativos en 2018.

Las entradas se redujeron a la mitad en Alemania a 36 mil millones de dólares debido principalmente a una fuerte caída de la inversión de capital y en Francia y el Reino Unido cayeron moderadamente.

En Norteamérica, la IED se mantuvo estable en 297 mil millones de dólares. Los flujos hacia los Estados Unidos disminuyeron en un 3% a 246 mil millones de dólares a medida que las ventas transfronterizas de fusiones y adquisiciones en el país continuaron disminuyendo por cuarto año consecutivo, llegando a 156 mil millones de dólares.

Estados Unidos continúa siendo el mayor receptor de flujos de IED hacia las economías desarrolladas, seguido de los Países Bajos (figura 3).

Figura 3 - Los 10 principales receptores de entradas de IED, 2018 y 2019 (miles de millones de dólares)

 PR20015f3_en.jpg

Fuente: UNCTAD, Informe sobre las inversiones en el mundo 2020.

Los flujos de salida de IED hacia las economías desarrolladas aumentaron en un 72 % a 917 mil millones de dólares en 2019. El aumento se debió principalmente a la disminución del efecto de las reformas fiscales de los Estados Unidos a fines de 2017, que habían causado grandes salidas negativas en 2018.

El nivel general de salidas de inversión se mantuvo relativamente bajo, a solo la mitad del pico de 2007. El valor de las compras transfronterizas de fusiones y adquisiciones por parte de las empresas multinacionales en los países desarrollados en realidad cayó un 34 %, principalmente en manufactura y servicios.

Las salidas de inversión de Japón, el mayor inversor del mundo en 2019, aumentaron en un 58 % a un récord de 227 mil millones de dólares, principalmente debido a un salto en las fusiones y adquisiciones transfronterizas de 36 mil millones a 104 mil millones de dólares, incluido un mega-acuerdo que representa la mayor parte de estos flujos.